"Anda andará"

Suscríbete al blog!

Ideas Liberadas

Cuando un informático no sabe qué hacer...
  1. Se dedica a pensar en sus frikismos y es que señores, los estereotipos también nos afectan...
  2. Renegamos sobre los usuarios y sus verdaderas intenciones de volvernos majaras...
  3. Buscamos en San Google alguna página que nos haga este mundo tecnológico menos caótico y un poquito más alegre...
  4. Crea un blog... La idea de este blog nace en el punto 3, mezclado con un poco del 1 y terminando por buscar un punto 2 que no hallé por ningún lado, y es que cuando tenemos un día en el que nuestras ideas no se pueden liberar...
Con la tecnología de Blogger.

Armario de ideas

Liberador núm:

Mándame un mail!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Páginas fetiche

13 jun. 2013
Se acerca el verano y ya empiezan las fiestas en los pueblos! Esta tradición se ha mantenido desde siempre, desde nuestros abuelos contándonos como ellos “bailaban agarrao’ ” en la “verbena” a nuestras primeras “discotecas”.

La cuestión es que este fin de semana empiezan las fiestas en mi pueblo, ese al que llevo yendo a veranear desde que tengo uso de razón y donde podía hacer todo lo que en Madrid me estaba vetado el resto del año... como salir por la noche!

Recuerdo que nuestro grupo de amigos, (porque ojo, quién no tiene un grupo de amigos en el pueblo, de esos de bici en ristre todo el día, cual “Verano azul”) me venían a buscar después de cenar a casa (era la que vivía más alejada del resto) y nos íbamos al “Bar de Paco” a tomar algo, pasábamos por delante de las peñas de “los mayores” y con suerte, alguna vez, nos íbamos al “jardincillo” que había detrás de las vías, donde la antigua casa del jefe de estación, que estaba abandonada.




Ahí recuerdo que comenzó mi relación con la única bebida que he seguido tomando, y que es mi sustituto a las copas que se toman mis congéneres, yo sigo fiel al “Calimocho” (y ojo! No incito a la bebida, sólo constato datos, ha sido la única que mantengo, en vez de cervezas o copazos).

Después nos íbamos a la plaza del pueblo a bailar “paquito el chocolatero” que a mí no me gustaba nada, y el resto de “hits” del momento, como “tengo un tractor amarillo” o “se me ha muerto el canario”... interpretados por la típica orquesta de la que nunca recuerdas el nombre.

Y ya por fin, entraba el momento “jóvenes”, cuando los padres y abuelos más marchosos se retiraban y comenzaba la “discoteca móvil”, con todas sus luces y los temazos del “caribe mix” y cosas por el estilo.

Después de tanto bailoteo, me acompañaban a casa y hasta mañana!


A la mañana siguiente había diferentes actividades en el pueblo, la verdad es que no nos gustaba eso de ir a los toros, no iba con nuestra forma de ser, pero sí que alguna vez vimos salir el toro hacia el improvisado “matadero” y oír aquella frase que se me quedó grabada para la eternidad...”las criadillas para Lucas!”, todas las criadillas eran para ese tal Lucas, que se debía poner como el quico.

Nosotros nos íbamos al “Chorrillo” como las vacas, sobre todo cuando era de noche y había lluvia de estrellas. O nos pasábamos la mañana en la piscina, que está justo bajo mi casa, esa que cerraron, pero en la que me gané más de una “paga” buscando las monedas que se les caían a los mayores de los bañadores, en el fondo de la parte honda.

Con los 20 duros (100 ptas, unos 60 cts) que nos daban alguna vez, nos íbamos al estanco, que era el sitio donde se compraban las golosinas, las pipas, se echaba la bonoloto, se compraba el pan... vamos, un todo... y comprábamos de todo! Recuerdo que en el pueblo tenía las cosas más nuevas, que no había visto en Madrid, como por ejemplo, los “Gublins”, que probé allí, por lo que creo que nos usaban de “Conejillos de Indias”.

Alguna vez nos íbamos al embalse con las bicis y nos subíamos a los árboles, o nos íbamos al monte “Pin” o a subir “El Mediano”, que es además una etapa de la vuelta ciclista a España pero que nosotros teníamos el orgullo de haber subido, sobre todo con la que era mi bici, que pesaba como mil vacas en brazos.



La verdad es que recuerdo con muchísimo cariño esos veranos en los que podías ser uno más del grupo y disfrutar de tu niñez.
Por eso sigo yendo cada vez que esta vida de locos me deja!

Gracias al boletín vecinal
Las fiestas de este año nos traen:



Más info sobre mi pueblo del alma:

0 comentarios: